Por fin estrenamos el Bierzo, y era de obligación comenzar en El Palacio de Canedo.

Si, ya se que la sabiduría popular o lo que viene siendo el “cuñado” de turno conoce infinitos sitios en el Bierzo donde se come “mejor”.

Pero en un Blog sobre el comer en León, o al menos esa es mi opinión, es de bien nacidos ser agradecidos. Y ahora que gracias a Dios cada vez es más visible nuestra gastronomía fuera de nuestras fronteras no está de mas recordar a la persona que desde hace ya muchos años , incluso cuando las redes sociales eran para la mayoría de los mortales como viajar a marte, ha llevado , presumido y engrandecido el nombre de León y en especial el del Bierzo por toda España.

Recuerdo en mis ya lejanos tiempos de estudiante  en Madrid las escapadas cerca de la Plaza de España a tomar una cerveza a Prada a Tope donde a todos les asombraba la tapa que acompañaba a la cerveza.

En fin , ” cuñado de turno” probablemente haya otros y por supuesto que irán cayendo , pero sirva esta primera publicación en agradecimiento a Prada.

Definir o encorsetar a Prada y mas si sólo lo conoces por las referencias de los medios resulta imposible, pero desde luego esa foto de revolucionario que encabeza todas sus etiquetas, esas fotos con sus camisas  ochenteras sin mangas macarra y hortera total, y así un sinfín de detalles demuestran desde luego que estamos ante una personalidad fuerte e independiente y sobre todo  ajena a los dictados de la moda y eso hoy en día es difícil de encontrar y muy de agradecer y sin duda que se plasma tanto en su cocina como en  incontables productos del Bierzo que elabora y comercializa.

 

En esta ocasión me voy a saltar el esquema  de las anteriores publicaciones y voy a centrarme en tres conceptos: el lugar, la comida y el precio.

el lugar

Desgraciadamente un mediocre fotógrafo como yo no es capaz de transmitir lo que puedes llegar a sentir cuando por la angosta carretera que te lleva desde Cacabelos hasta Canedo contemplas lo que  va apareciendo ante tus ojos.

Si a mayores el día está soleado y las montañas lucen en todo su esplendor el espectáculo es digno de pararte y dedicarte sólo a mirar.

Tras la última curva aparecen los viñedos de los que salen los extraordinarios vinos marca de la casa y al fondo, a los pies de la montaña, el Palacio.

Una vez que has aparcado, comienza el espectáculo, la entrada y el Hall de acceso a la monumental terraza de la cafetería donde merece la pena tomar un vino y contemplar el paisaje .

A poco tiempo que tengas antes de subir a comer , si tienes suerte y el día lo permite la terraza comedor en la primera planta es lo mas de lo mas para comer, te aconsejo fisgar un poco por los interminables rincones del palacio , poblado de comedores y de una decoración que sin duda y a pesar de ser un poco sobrecargada a primera vista no te dejará indiferente formando al final un todo que una vez adaptadas las retinas te dejará maravillado.

Sólo siento no haber podido completar la visita a la bodega , cocinas y todo lo que no está a la vista , lo intentaremos otra vez porque sin duda y me consta , debe de ser espectacular.

Por cierto no dejes de pasar por la espectacular tienda de productos propios.

Conclusión punto uno: sin duda sólo contemplar el Palacio de Canedo justifica acercarse hasta allí.

 

 

          

      

 

    

la comida

La carta del Palacio de Canedo está poblada de productos del Bierzo y eso ya es un síntoma de que la calidad será buena.

De aperitivo nos ofrecieron un salmorejo berciano que a los que nos gustan las sopas frías nos encanto.

De entrantes para compartir:

– Media de cecina con parmesano ,aceite de laurel y pimienta

-Media de lacón con pimientos, del bierzo claro está. El lacón no es que fuera nada del otro mundo pero los pimientos asados picantines eran gloria bendita. La próxima vez pediré ración de pimientos directamente, nada de acompañamiento.

-Queso de cabra gratinado con mermelada de pimientos de la casa . Delicioso

  

   

De segundos:

-Tacos de carne roja con higos de la casa con higos agridulces de la casa y  crujiente de cebolla.

La carne estaba bien pero es cierto que no es que sea la mejor carne que he comido en mi vida pero es cierto que vivimos en una región en la que estamos acostumbrados a comer buena carne en cualquier menú del día, con lo que es difícil destacar en este punto. Sólo una recomendación , no nos preguntaron el punto de la carne y para mi que me gusta hecha ( si ya se que la estropeo) estaba bien pero para mi mujer algo pasada. Imagino que fue un descuido.

-Botillo del Bierzo con repollo y garbanzos.

Desde luego que no me iba a ir sin probar el botillo. Lo probé, lo terminé, me encantó y contento me quedé. Pedí media razón que después de haber comido otras cosas me pareció mas razonable y la verdad es que en su justa medida para terminarla y no necesitar almax.  Algún día me meteré con la ración entera como plato único. Si eres de fuera y pasas por el Bierzo no dejes de probar el Botillo.

 

   

postre café y vino

Helado de vainilla con nata y castañas del Bierzo en almíbar. mezclando las castañas con la vainilla espectacular.

Café a elegir de máquina o de pote y cerezas en aguardiente de acompañamiento . Ojo si conduces porque llevan orujo no te vengas arriba.

Vino de maceración de Prada . Los orígenes de todo está en el vino . Al menos eso cuenta en la carta , ayudando a sus padres en la vendimia y elaboración del vino. No se si vivirán sus padres pero desde luego que estaría orgullosos de los vinos que hace su hijo. El de maceración tiene ese sabor especial que no siempre gusta así que si no lo has probado te aconsejo pedir primero una copa o si no ir a los clásicos de Prada.

    

 

el precio

Pues este es el tema más complicado de analizar. En principio he de ser honesto y tengo que decir que al ver la cuenta  a mi me ha parecido un poco caro . La comida para dos fueron 90 euros.

Ahora bien  y esto es una reflexión personal que puedes saltarte,

¿ cuesta lo mismo una cocacola en el bar de mi pueblo que en una terraza en Marbella?

La cocacola es la misma el entorno y los costes necesarios para servirte esa cocacola no.

NO cabe duda que encontrar un chigre con una comida de estrella Michelin es la mayor alegría para un glotón.

Encontrar un sitio bonito donde se come fatal es una de las mayores desilusiones.

Encontrar un sitio donde se come muy bien y es un autentico palacio es extraordinario.

Desde luego que el que quiera comida  típica de León, incluso del Bierzo, la puede encontrar de la misma o a lo mejor mayor calidad y menor precio. Esto es lo que me venía a decir el ” cuñado gastrónomo” cuando volví de comer.

Pero si piensas en la cantidad de personas que trabajan para elaborar sus pimientos , castañas , higos , limpiar , envasar, cocinar, atender  y en definitiva lograr que el rato que pasas comiendo en El Palacio de Canedo sea una experiencia sensorial de otro nivel, sin necesidad de recurrir a la tecnología como aquel famoso restaurante de Ibiza de a 1500 el menú, si llegas a comprender esto, igual no piensas que sea demasiado caro y te quedes con ganas de volver. Yo si. Y volveré.

 

P.D.

Léase cuñado en sentido figurado.

Súper amable Sheila la camarera.