CASA SENEN. VEGA DE GORDÓN

Alguien dijo alguna vez que no es bueno mezclar el placer y  el trabajo.

¿ Seguro?

Os voy a contar algo de mi trabajo.

Uno de los documentos mas típicos y más típicamente notariales son las actas. En estás el notario da fe de que lo que ve  o percibe por los sentidos se corresponde con la realidad. Y lógicamente, para poder percibir los hechos, el notario debe desplazarse hasta el objeto del acta. En este caso la montaña no puede ir a Mahoma.

El pasado viernes me vi obligado a desplazarme a la montaña leonesa , a unos 50 Km de la capital. El día era frío y lluvioso, así que opte por dejarlo para última hora de la mañana a fin de poder ir sin las prisas de saber que alguien te está esperando de vuelta.

La cosa se alargó hasta las 15:30 con lo que la vuelta a casa para llegar a comer se presentaba un poco complicada.

El plan b era comer por el camino.

Por el camino o cogiendo un pequeño desvío en CASA SENEN.

Aunque era un poco tarde y había bastante gente, conseguí una mesa , eso si, me tocó esperar un poco a que me atendieran.

Pero mereció la pena .

Como todo en la montaña leonesa , el paraje es impresionante. A las puertas del puerto de Pajares la sensación es equiparable a lo que sientes cuando vas a  NY.  Si , aunque parezca mentira , no puedes dejar de mirar hacia arriba a un lado y a otro , como si de las torres de la gran manzana se tratase , en este caso en forma de riscos y acantilados . Equiparable, si, sólo que aquí se come mejor.

  

 

Realmente,  no puedo hoy extenderme demasiado con la comida. El problema de comer solo, además de la soledad ( aunque esto es un problema según para quién, a mi me gusta) es que te ves limitado en cuanto a los platos a probar, y mas cuando las cantidades de cada plato son las cantidades a las que en León nos tienen acostumbrados.

Tras mucho pensar , decidí arriesgar , de primero algo seguro y obligatorio si estás en la montaña, un platín de embutido. Digo platín porque había otro plato mediano y otro grande de embutido.

Bueno , pues el platín es el que podéis ver en la foto. Era un plato seguro, y aseguro que estaba buenísimo.Doy fe. Evidentemente no me lo pude comer entero, porque necesitaba dejar hueco para el segundo. Como me daba no se que dejarlo en el plato , (cada vez me da menos vergüenza llevarme lo que sobra si es aprovechable) les pedí que me lo pusiesen en una bandeja y que la rellenasen.

Sólo un pero a este majestuoso plato de embutido; el pan que lo acompaña no es de la calidad que el plato se merece.

 

   

 

el segundo

Y aquí es donde decidí arriesgar, pescado en la montaña.

Para más señas rodaballo.

A la plancha , sin mas.

Puedo garantizar que el riesgo mereció la pena.

El pescado en cuestión estaba totalmente delicioso.

el postre

En la linea, tarta casera de queso que estaba buenísima.

 

el vino

Tatuaje. Un Bierzo joven y fácil de beber. No me gusta pedir por copas, así que en  mis comidas en solitario pido la botella y me la llevo para terminarla en casa.

En resumen , si acercarse a la montaña leonesa es una experiencia, comer en los restaurantes que la salpican es disfrutar probablemente de la comida más auténticamente leonesa que tenemos .

Aunque te de por  pedir rodaballo.

 

 

Casa Senen.

Calle Real, 1 Bajo

Vega de Gordón.

Tfno. 987 58 62 22